in ,

El enigma del Mary Celeste, el buque maldito que recaló en Gibraltar (II)

Soraya Fernández · Fotos: Fran Montes /Cedidas

El enigma del Mary Celeste, el buque maldito que recaló en Gibraltar (II) | Entrevistas con Richard García Gibraltar National Archives | Autor José Antonio Ortega. Leer parte I

Las audiencias celebradas en Gibraltar no lograron aclarar los motivos de la desaparición de la tripulación de este buque en 1872. La incógnita continúa viva a día de hoy…

Nadie ha sido capaz hasta el momento de desvelar el misterio que rodea al Mary Celeste, el bergantín norteamericano que fue encontrado en 1872 sin tripulación junto a las Azores. Nada se sabe qué le ocurrió a sus 11 tripulantes, capitaneados por Benjamin Spooner Briggs, entre los que estaban su mujer y su hija, de sólo dos años.

Miss Benjamin Spooner Briggs Arthur Stanley Briggs Mary Celeste
Señorita Benjamin Spooner Briggs y Arthur Stanley Briggs

Reach-Alcance ha querido seguir indagando sobre esta apasionante historia y ha hablado con el historiador gibraltareño Richard García, ya que el buque fue llevado a Gibraltar tras ser encontrado a la deriva y sin tripulantes por el Dei Gratia. Estaba en un óptimo estado de conservación y las pertenencias de los tripulantes estaban intactas. Era como un barco fantasma.

El libro de la audiencia del Mary Celeste se encuentra en perfecto estado de conservación en el Archivo Nacional de Gibraltar. Richard García lo mostró a Reach.

Nuestro periodista Soraya Fernandez y Richard Garica

Este historiador, que reconoce que no se sabe con certeza qué pudo ocurrir, explica que el Mary Celeste fue traído hasta el Peñón para llevar el caso ante el Tribunal del Almirantazgo de Gibraltar, que podía realizar todo el proceso de investigación y condenar el barco y el cargamento.

“El capitán del Dei Gratia lo había encontrado y tanto el barco como su cargamento, 1.701 barriles de alcohol industrial , tenían un gran valor pese a que era un velero y su tecnología por tanto, estaba ya algo obsoleta. De hecho, el primer buque de vapor que llegó a Gibraltar lo hizo en 1823”.

Las audiencias en Gibraltar comenzaron el 17 de diciembre de 1872 y se prolongaron hasta el mes de marzo del año siguiente. Edward Joseph Baumgartner era el presidente de la Corte Suprema del Almirantazgo y Frederick Solly Flood fue el fiscal general. Ambos tienen sendas placas de recuerdo en la catedral protestante de Gibraltar. El juez fue James Cochrane y el abogado del Dei Gratia, Henry Peter Pisani, uno de los más importantes abogados gibraltareños del siglo XIX.

Mary Celeste Gibraltar

Solly Flood ordenó una inspección del Mary Celeste que fue llevada a cabo por el inspector de embarques John Austin y el buzo Ricardo Portunato.

“Solly Flood estaba convencido de que se había producido un acto criminal en el Mary Celeste, quería buscar una criminalidad para explicar lo ocurrido. Se descubrió un corte de un sable en la cubierta y lo que Solly-Flood aseguraba eran restos de sangre, aunque no lo eran. Sin embargo, no dejó constancia de dicha comprobación”, explica García.

También se manejaron otras hipótesis, como un sabotaje para cobrar el seguro o un desastre natural. Pese a todo, el proceso finalizó sin determinar qué ocurrió.

Mary Celeste Map Route

Este historiador gibraltareño cree que el abandono del capitán y la tripulación pudo deberse a una explosión de gas que pudo emanar del alcohol que salió de los barriles, pero reconoce que lo que sucedió, a día de hoy, sigue siendo una incógnita.

“Con mal tiempo, las bodegas debían estar cerradas y ese tipo de cargamento tenía que estar aireado. Pero hubo temporales y quizá por eso las cerraron. Una de las hipótesis es que se produjo una explosión por los gases y que el capitán pensó que el barco estaba en peligro, cuando en realidad no lo estaba”, cuenta.

De lo que sí está convencido es de que hubo una investigación “a fondo” en Gibraltar “pero las audiencias no concluyeron el motivo por el que la tripulación abandonó el Mary Celeste”.

Richard Garcia Gibraltar Archives Mary Celeste
Historiador Richard Garcia

Asegura que el barco estaba en “relativas buenas condiciones” cuando lo trajeron a Gibraltar. El juez, al no estar convencido, le otorgó una cantidad mínima por el rescate al capitán y la tripulación del Dei Gratia, que lo habían encontrado. “El valor del barco era de 5.700 dólares y el cargamento estaba valorado en 36.943 dólares, pero el juez sólo les otorgó la sexta parte, 1.700 libras”, indica García.

Sherlock Holmes en Gibraltar

El historiador y escritor gibraltareño Dr Sam Benady escribió un relato sobre el Mary Celeste que fue publicado en 1990 por Gibraltar Books, en Inglaterra. Lo tituló “Sherlock Holmes en Gibraltar. La verdadera solución al misterio del Mary Celeste”, en el que imaginó al famoso detective investigando este caso. Pura ficción, según nos aclara Richard García.

José Antonio Ortega, un periodista y escritor atrapado por este misterio

El periodista y escritor de Los Barrios, José Antonio Ortega, quedó atrapado por la historia del Mary Celeste cuando la conoció a través de un periódico en 2006 y decidió escribir un relato que terminó convirtiéndose “El reino de las sirenas”, una recreación novelada y publicada en 2011 tras años de ardua investigación y documentación.

José Antonio Ortega

“Comencé a investigar y cada vez me interesaba más la historia. Compré bibliografía americana, en inglés, sobre este tema. Fue un gran esfuerzo”, explica.

A medida que descubría más cosas sobre este misterio más se entusiasmaba. “Me costó hasta dinero porque me tenía que meter en páginas web para acceder a artículos de hemerotecas y archivos. Aunque mi libro es una recreación novelada, quería tener toda la información posible que luego utilicé a conveniencia”.

Su pasión por la historia del Mary Celeste le hizo incluso viajar a las Azores, a la isla de Santa María, la más oriental de este archipiélago y donde fue descubierto el buque sin tripulación por el Dei Gratia.

“El reino de las sirenas” tiene como protagonista a un personaje ficticio que es hijo del capitán Briggs que, como náufrago, se queda en la isla de Santa María. La novela transcurre narrada en dos tiempos: lo que deja escrito este personaje en la isla y lo que va contando el que sería otro descendiente, también ficticio, que es periodista y que investiga este misterio.

El reino de las sirenas
El reino de las sirenas – José Antonio Ortega

En su obra también introduce algunas de las hipótesis sobre la desaparición de la tripulación, aunque deja vivo este misterio. Personalmente cree que lo más razonable es que hubiera una explosión por un escape de gas en la bodega. El capitán y la tripulación, asustados, subieron a un bote que ataron a la nave hasta que pasara el peligro.

Tal es la adicción a esta historia que José Antonio Ortega ya tiene en mente escribir una secuela o una precuela de “El reino de las sirenas”. Habrá que estar atentos.

What do you think?