in ,

Un alga asiática invade el Estrecho de Gibraltar y pone en grave peligro su ecosistema

Martin Serrano · Fotos: Cedidas/ Fran Montes

En diciembre de 2008 una importante expedición comercial del Puerto de Algeciras visitaba Corea con el ánimo de aumentar el tráfico portuario con aquel país, tercera potencia económica del mundo por entonces.

Unos años después, en 2015, la empresa surcoreana Hanjin Shipping, la naviera perteneciente a la ‘CKYH Alliance’, segundo megacarrier mundial, eligió el Puerto de Algeciras para realizar su primera inversión en España y en el Mediterráneo occidental.

Pocos meses después, en 2016 aparecían grandes cantidades de arribazones de la Rugulopteryx Okumurae a las costas de Ceuta y de Tarifa. Un alga invasora que la comunidad científica no descarta que haya llegado a aguas del Estrecho a causa del ‘agua de lastre’ de los buques de los países del pacífico noroccidental, es decir, China, Corea y Japón, al ser un alga originaria de aquella zona del mundo.

Asian Seaweed Strait Gibraltar

El ‘agua de lastre’ es la que se carga a bordo con la misión de darle mayor estabilidad y maniobrabilidad a los buques cuando se desplazan sin carga.

En estos tanques además del agua se hallan partículas de sedimento y organismos que atraviesan los sistemas de bombeo y conducciones y que pueden ser liberados en el momento en que se descarga el agua de lastre en los puertos. Hay que recordar que el Puerto de Algeciras realiza semanalmente catorce rutas hacia países donde es originaria esta alga invasora. El incremento del transporte marítimo está provocando graves problemas a causa de la descarga de aguas de lastre sin control.

Ballast water Rugulopteryx Okamurae
A ship releasing ballast water

La responsabilidad de estos vertidos que probablemente ha provocado este desastre ambiental en las aguas del Estrecho y de la Bahía es tanto del capitán del buque y su armador que deben cumplir el Convenio Internacional OMI 2004 así como, en este caso, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras que por ley está obligada a vigilar los efectos de la gestión del agua de lastre.

De los 26.000 buques que operan cada año en el Puerto de Algeciras sólo se inspeccionan 220, lo que evidencia la desprotección que tienen las aguas del Estrecho y de la Bahía ante la presencia de especies invasoras que, como es este caso, está provocando en los fondos marinos una catástrofe ambiental de proporciones inimaginables.

La Rugulopteryx okamurae es una especie que crece sobre sustratos duros. En cuanto se establece en un punto, tiene un crecimiento muy rápido y termina desplazando o incluso eliminando a otras especies que tenga al lado..

Rugulopteryx Okamurae Seaweed Tarifa

También se ha visto que es capaz incluso de ponerse sobre otras algas o sobre corales y empezar a crecer ahí. Cuando esto ocurre, termina por ahogar a la especie que tiene debajo, ya que según va creciendo le va quitando la luz.

Por último, los abundantes arribazones que llegan a las playas cambian todas las relaciones ecológicas de esta frontera mar-tierra. Pero no solo hay que hablar de impactos ecológicos ya que los económicos no son menos importantes, como al sector pesquero que observa como el alga se enreda en sus redes o la propia calidad del agua del Estrecho que afecta a la pesca.

En este sentido se está observando el desplazamiento de distintas especies en las zonas de mayor proliferación de estas algas, especialmente el erizo de mar. De la misma manera se teme que afecte al turismo, por la presencia de toneladas de arribazones en las playas. Los ayuntamientos afectados, como los de Tarifa o Algeciras, han tenido que asumir el coste de la limpieza.

En Gibraltar, según nos cuenta el biólogo y ministro de Medio Ambiente John Cortes, el problema se ha manifestado sobre todo en la playa de poniente.

Rugulopteryx Okamurae
Asian Seaweed Rugulopteryx Okamurae

Desde 2017 la presencia de arribazones en las playas ha provocado que el Gobierno local se vea obligado a emprender una limpieza extraordinaria de la costa.

De la misma manera, Cortes confirma que ya disponen de evidencias de que la Rugulopteryx Okumurae está afectando a la biodiversidad de los fondos marinos que ocupa cada vez más y que también está afectando muy seriamente a especies únicas de la isla tarifeña de las Palomas, reserva de la biosfera.

Siguiente página: Reacciones

“Esta alga está tan extendida que poco podemos hacer salvo prevenir para que no siga extendiéndose a otras zonas. Es una tragedia, nada más está ella en el fondo…» Haga clic ‘Siguiente’ para continuar leyendo

¿Qué piensas?

5 points
Upvote Downvote
Reach Alcance Edition 16

Reach Alcance Edition 16 | Read Online Here!

Juan Carlos Ruiz Boix y Fabian Picardo

El nombramiento de Johnson como primer ministro británico ahonda la preocupación por un Brexit duro