in ,

Vecinos de El Rinconcillo se unen para salvar su playa y las marismas de Palmones

Rosario Pérez | Fotos: ©Fran Montes, ReachExtra

La plataforma Salvemos Rinconcillo reclama la instalación en la Bahía de unos diques sumergidos que “estabilicen la dinámica litoral, alterada desde hace años por la ampliación del Puerto de Algeciras”.

El Rinconcillo Algeciras 2020 | ©Fran Montes, ReachExtra

“Los algecireños ya perdimos dos playas: El Chorruelo y Los Ladrillos… No nos podemos permitir perder una tercera”. Quien hace esta advertencia es José Manuel Serrano, periodista y escritor algecireño y, desde hace algunos meses, portavoz de una nueva plataforma ciudadana, Salvemos Rinconcillo, integrada por vecinos, ecologistas y amantes de esta emblemática playa de Algeciras.

La plataforma se constituyó recientemente para dar la voz de alarma y exigir a las administraciones competentes soluciones efectivas que pongan fin al progresivo estado de deterioro que sufre este arenal, ubicado entre el puente del acceso norte al puerto de Algeciras y la desembocadura del río Palmones, que hace de límite natural con el vecino municipio de Los Barrios.

“La amenaza que se cierne sobre El Rinconcillo viene de tiempo atrás, pero el daño es ya tan evidente que hemos decidido organizarnos y pelear tanto por nuestra playa como por el paraje natural de las marismas del Palmones, que también está en peligro… Los últimos temporales ya demostraron que la situación es muy preocupante, y que no podemos esperar más”, explica Serrano, que pone, además, un ejemplo bastante gráfico: “El búnker, que cuando yo era joven estaba a unos 80 metros de la orilla, ahora está metido en el agua la mayor parte de los días, cortando la playa”.

El Rinconcillo Bunker Algeciras 2019 storm

Bunker El Rinconcillo Algeciras in 2019 | ©Fran Montes, ReachExtra

Según la documentación que obra en poder de la plataforma, esta playa algecireña sufre, cada vez más, los efectos de un cambio en la dinámica litoral cuyo origen se remonta a veinte años atrás, concretamente a la construcción y puesta en funcionamiento de la terminal de contenedores Juan Carlos I. Esta gran obra de ingeniería (que ocupó una superficie de 860.000 metros cuadrados, con una longitud de atraque para buques de 1.800 metros y un calado de 14 a 16 metros) fue inaugurada en junio de 2000 por el entonces Rey de España, y supuso “una ampliación hacia el norte del Puerto de Algeciras, que lo ‘metió’ en la Bahía y que no llevó aparejada ninguna medida ambiental correctora”.

El cordón dunar que protege el paraje natural, en peligro

©Fran Montes, ReachExtra

“Desde hace ya tiempo, todo el mundo puede observar que la parte de la playa que está junto al puente, la llamada ‘playa de la Concha’, tiene cada vez más arena y es cada vez más ancha, mientras que desde la zona central hacia la desembocadura del río, la playa se está volviendo cada vez más y más estrecha, hasta el punto de que la marea ya está socavando el cordón dunar que protege las marismas del Palmones… Que, no lo olvidemos, es un espacio natural protegido, y un hábitat clave para numerosa avifauna, que la Junta de Andalucía tiene la obligación legal de preservar”, advierte el portavoz de la plataforma.

©Fran Montes, ReachExtra

Para Salvemos Rinconcillo, la “solución blanda”, provisional, por la que se ha optado durante estos últimos veranos, mediante aportes periódicos de arena traída de otras zonas, no sólo no sirve para nada, sino que contribuye a seguir alterando la fisionomía de este espacio natural, porque “la arena va a parar toda al mismo sitio, al extremo sur de la playa, que ya parece la de Los Lances, mientras que el otro extremo de El Rinconcillo está cada vez más deteriorado, y con el riesgo, además, de que el mar cualquier día entre en la marisma y se la cargue”.

La posible solución, en un informe técnico de 2018

El Rinconcillo Algeciras 2020 | ©Fran Montes, ReachExtra

Para la plataforma, la explicación al por qué de este fenómeno está clara, y viene perfectamente explicada en un informe técnico elaborado en septiembre de 2018 por Pepe Cano, un prestigioso ingeniero de Caminos, Canales y Puertos afincado en la comarca que, entre otras obras, construyó el puerto deportivo de Sotogrande, y ahora va a realizar la presa de Gibralmedina.

Según dicho informe, si la terminal Juan Carlos I no se hubiese construido, “el agua seguiría entrando en la Bahía como siempre lo hizo, echando la arena hacia adelante y hacia atrás sin obstáculo alguno, en un movimiento natural de corrientes y mareas que mantenía la playa estabilizada”. El relleno portuario y la construcción de la citada terminal de contenedores dio lugar, según el informe, a un fenómeno conocido como “difracción lateral”: la marea pega en ese ‘obstáculo’ y se produce un efecto reflejo que genera una curva, que “hace que por mucha arena que se eche en la playa, se vaya toda hacia el extremo sur, debajo del puente”.

Sin embargo, la de El Rinconcillo no es todavía una causa perdida. La plataforma, al menos, defiende que tiene solución, y que el mismo informe de Pepe Cano la sugiere. “Por eso estamos luchando, porque todavía no está todo perdido… Y la solución pasa por colocar en la Bahía unos diques de hormigón o piedra sumergidos (similares a los ubicados frente a Puente Mayorga y en la zona este de Gibraltar) que no tendrían impacto visual, y que anularían la mencionada difracción lateral, con lo cual a partir de ahí ya sí que se podría realizar una aportación de arena y, a los pocos días, la playa quedaría estabilizada”.

©Fran Montes, ReachExtra

Para Salvemos Rinconcillo, esta inversión, cuyo coste estimado oscilaría entre los 5 y los 6 millones de euros, no es tan “costosa” si se tienen en cuenta que se trataría de una actuación definitiva y el beneficio que se obtendría a cambio: salvar la playa y el ecosistema de las marismas del Palmones. “Además, esa cantidad para el Puerto, que es el que ha provocado el daño, es peccata minuta, y seguro que es menos dinero que el que debemos estar gastando en estar echando arena todos los años, y encima para nada”, sostiene Serrano.

Reunión con el Ayuntamiento y la APBA, con la vista puesta en 2023

©Fran Montes, ReachExtra

Así las cosas, la plataforma afirma que no piensa “darse por vencida”. El 18 septiembre hubo una reunión con el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) en la que, según Serrano, “se asumió, por primera vez, la responsabilidad del puerto en lo que está ocurriendo”, y de la que salieron 3 compromisos: un estudio hidrológico en 2020, que realizará la Universidad de Cantabria; la creación de una mesa de trabajo, un foro que permita realizar un seguimiento de la situación; y la puesta en marcha de “todas las actuaciones necesarias para que este problema esté solventado, como muy tarde, en 2023”.

Salvemos El Rinconcillo Algeciras Port Beach
©Fran Montes, ReachExtra

Salvemos Rinconcillo confía en que estos compromisos se cumplan, y también en que “no se dilaten en el tiempo, como ya ha pasado con el tren y con tantas otras asignaturas pendientes de esta comarca”.

En cualquier caso, a lo que no está dispuesto este colectivo ciudadano es a que con El Rinconcillo se cebe “la misma dejadez” que acabó con las otras dos playas, de las cuatro que antaño tenía Algeciras: Los Ladrillos, que estaba situada en lo que ahora es el Paseo de la Cornisa, frente a El Corte Inglés, y El Chorruelo, cuya orilla se encontraba a los pies del Hotel Cristina. “Aquí parece que estamos acostumbrados a que se sigue la táctica de que primero degrado, y después como ya no se puede arreglar ese espacio natural, porque se ha degradado, pues lo ocupo… Con El Rinconcillo todavía estamos a tiempo de que esa triste historia no se repita”, advierte el portavoz.

¿Qué piensas?