in

Por una Sonrisa organiza una Semana Mágica para niños que padecen cáncer

Rosario Pérez · Fotos: Cedidas/Fran Montes

Por Una Sonrisa organiza una “Semana Mágica” para niños que padecen cáncer

“Nadie imagina lo que suponen para esos niños y sus padres unos días de respiro, lejos de hospitales”

La asociación Por una Sonrisa ha vuelto a celebrar este verano en Guadacorte su ‘Semana Mágica’: unos días de “desconexión” para niños y jóvenes con cáncer y sus familias.

“Solo quien hay pasado por algo así puede imaginarse lo terapéuticos que pueden llegar a ser un poco de diversión y de disfrute… la posibilidad de alejarse física y mentalmente, aunque solo sea por unos días, por una semana mágica, de la cotidiana realidad de un hospital y un tratamiento”, explica Ivana García Ros, con el convencimiento sincero de quien sabe de lo que habla.

Ivana Garcia
Eva Ledesma y Ivana García Ros

La ‘Semana Mágica’ es el proyecto estrella que desde hace ya nueve veranos pone en marcha la asociación Por Una Sonrisa, con el único objetivo de facilitar unos días de “desconexión” a niños y jóvenes enfermos de cáncer y sus familias.

Este año, la actividad se celebró el pasado mes de julio en el hotel Guadacorte, e incluyó talleres de pintura y manualidades, cuentacuentos, juegos en la piscina, un día en la playa de Palmones, un almuerzo de convivencia en un conocido restaurante de Los Barrios y una actuación de animación infantil a cargo de Animagic.

El fin de fiesta lo puso la Noche Blanca, en la que incluso hubo un poco de flamenco, y a la que se invitó a entidades colaboradoras y autoridades de la comarca.

Por una sonrisa cancer

Según nos cuenta Ivana García Ros, que es la actual secretaria de la asociación, presidida por Eva Ledesma, este año han sido 31 familias, procedentes de distintos puntos de Andalucía e incluso del hospital 12 de octubre de Madrid, las que han podido beneficiarse de la Semana Mágica.

La invitación se hace a través de los hospitales, y son los propios oncólogos los que se reúnen con las asociaciones y las familias para adjudicar las plazas, en función de las necesidades y las condiciones de los niños.

“Uno de los requisitos es que esté en tratamiento y que esos días los vaya a pasar con sus padres, y con sus hermanos, si los tiene… No se trata solo de regalarles unos días de vacaciones, que son tremendamente beneficiosos para ellos, sino también de potenciar la convivencia con el núcleo familiar, que durante el resto del año sufre mucho con este tipo de situaciones, y también con otras familias que estén pasando por lo mismo”.

Por una Sonrisa Magic Week

La secretaria de Por Una Sonrisa aclara que, en el caso de la leucemia y el cáncer infantil, los tratamientos suelen durar muchos meses, e incluso años, en bastantes casos con largas estancias en hospitales y operaciones de por medio.

“Todo ello hace que, durante un largo periodo de tiempo, las familias que se ven golpeadas por el cáncer no puedan hacer una vida normal, uno de los progenitores prácticamente vive temporadas en el hospital, turnándose con el otro en función del trabajo, y los hermanos, si los hay, muchas veces quedan al cuidado de otros familiares, y sufren también con la separación… Por eso es tan importante que durante unos días padres e hijos puedan disfrutar de unos días juntos, como hacían antes de la enfermedad”.

Por una sonrisa cancer

Al principio, los padres solían mostrarse reacios y temerosos, y los médicos también… Pero el paso del tiempo ha demostrado que la de Eva Ledesma y su marido, fundadores de Por Una Sonrisa, fue una buena idea, y que la Semana Mágica tiene unos efectos terapéuticos tremendamente beneficiosos.

“Nadie que no lo viva de cerca se imagina lo que supone para los padres ese respiro, y cuánto bien hace a los niños, que, en muchos casos, luego vuelven al hospital para una larga temporada”.

Ivana García Ros aclara que, más allá del verano, el trabajo de los voluntarios de Por Una Sonrisa (única asociación de la provincia de Cádiz dedicada específicamente al cáncer infantil y juvenil) continúa durante todo el año.

“Fundamentalmente, estamos pendientes de las condiciones en las que están en los hospitales, porque la parte médica es estupenda, pero luego está la parte emocional, la que tiene que ver con estar tanto tiempo encerrado en un lugar en el que no puedes hacer una vida normal… Y ahí es donde nosotros tratamos de suplir las carencias, con proyectos como los títeres de Jugando a Curar, y poniendo en marcha ludotecas infantiles y juveniles, como las del hospital de Jerez”.

¿Qué piensas?

1 point
Upvote Downvote
Hotel Molino del Santo Benaojan

El Molino del Santo, Benaoján: Escápate a este refugio en la Serranía de Ronda

Gibraltar 80's

Tim Revill: Una vista atrás al Gibraltar de principios de los 80