in ,

La llamada del surrealismo a José Luis Cano (Algeciras)

Juan Emilio Ríos

La llamada del surrealismo a José Luis Cano (Algeciras)

El primer texto que se conserva escrito por José Luis Cano data de 1930, escrito en Málaga y es una prosa poética que lleva por título MAR Y ÁNGELES SOLO que va a publicar en un monográfico de la Academia de Ciencias médicas de Cataluña. En ella encontramos imágenes de un marcado regusto surrealista como las siguientes:

“En el mar, junto al mar hay ángeles que juegan a romperse las alas. Yo estoy sentado en una plaza, quizás de nieve y la palidez de esa luna inconcreta está destrozando mi ternura”.

Jose Luis Cano Surrealism Algeciras
Surreal Seascape

Esa poderosa llamada del surrealismo tuvo que ser influencia clara de Emilio Prados, Rafael Alberti. Emilio Prados, en su primera etapa, funde el surrealismo y otras corrientes vanguardistas con sus raíces arábigo andaluzas.

Tiempo (1925), Seis estampas para un rompecabezas (1925), Canciones del farero (1926), Vuelta (1927), El misterio del agua (1926) y Cuerpo perseguido (1928) son los títulos de sus poemarios con influencia del movimiento surrealista.

Sobre los ángeles de Alberti se publicó en 1928. Poeta en Nueva York de Lorca en 1929. Ambos son capitales en los primeros escritos del poeta algecireño. En 1935, José Luis Cano va a publicar su artículo: “Surrealismo y lucha de clases” en la revista Sur, donde explica que en ese fatídico momento de su vida y de su obra duda entre seguir militando en el movimiento cuyo principal impulsor fue el frances Andre Breton o por el contrario abandonarlo y comprometerse en hacer una literatura más reivindicativa con la realidad social, política y económica de la España de entonces.

Jose Luis Cano Surrealism Algeciras
Jose Luis Cano

Se decantó por esta segunda opción, pues, como expresó mucho después, pensaba que el surrealismo sería un movimiento efímero como lo habían sido otros ismos como el futurismo, el creacionismo o el dadaísmo. Obviamente se equivocó.

En su libro ‘Cuadernos de Adrián Dale’ nos confiesa que no le tentaba para nada las técnicas surrealistas como la escritura automática, sino que prefería pelearse con el papel en blanco cada día y arrancarle un poema a su mente mediante el duro trabajo de la creatividad y la reflexión. No estaba dispuesto nuestro poeta a huir jamás de la razón para parir el texto como exigían por entonces los surrealistas. Así perdimos a un autor vanguardista y experimental pero ganamos a un poeta comprometido como pocos por la lucha a favor de la calidad de vida del hombre.

Y es que A lo largo de su fértil y fructífera vida, José Luis Cano ha ejercido de poeta, de antólogo, de bibliotecario, de ensayista, de biógrafo de poetas como Antonio Machado o Lorca, de editor, junto a su gran amigo Canito, de la colección ‘Adonais’, de director de la revista Ínsula, de descubridor de poetas, de contertulio incondicional de Vicente Aleixandre en aquellas veladas inolvidables en el número 3 de la calle Velintonia…

Pero, para mí, lo más importante de su vida y de su obra ha sido, sin duda, el erigirse en un puente entre ínsulas, al convertirse en el vehículo mediante el cual los poetas trasterrados podían tener un mínimo vínculo con la España que dejaron atrás.

El ejemplo más gráfico de esto es, sin lugar a dudas, la publicación del libro ‘Ocnos’ de Luis Cernuda en su ‘Sansueña’ (así llamaba el poeta sevillano a España tras su exilio) cuasi olvidada en la niebla del tiempo.

Creo que la Literatura española no se lo ha agradecido como debiera al poeta algecireño, que siempre se preocupó más por los demás que por él mismo.

La llamada del surrealismo a José Luis Cano (Algeciras)

¿Qué piensas?