in ,

Limusin, la raza ‘cinco estrellas’ de Pablo Cózar

Martin Serrano · Fotos: Fran Montes

Limusin, la raza ‘cinco estrellas’ de Pablo Cózar

Sobre las once de la mañana hace algo de calor en San Pablo de Buceite, aunque septiembre ofrece ya ese frescor otoñal que permite trabajar sin los no tan lejanos agobios del verano.

En el restaurante Las Cachollas quedamos con Pablo Cózar, que bien podría ser uno de los tantos e importantes ganaderos que ejercen en las decenas de explotaciones de los alrededores si bien el nuestro ha conseguido que la suya, que se llama ‘La Hacienda’ de 140 hectáreas, sea hoy referencia en vacuno extensivo en producción ecológica, centrando toda su “pasión” en conseguir mejoras genéticas en la raza limusin, con la inscripción de cada ejemplar en el libro genealógico bajo la supervisión de la Federación Española de Criadores de Limusín

Pablo Cózar
Pablo Cózar

Esta asociación es la que permite a Cózar trabajar duro en todos los pasos que hay que dar para mejorar la raza y que pasan por exigencias como que los animales pasen por tres pesadas, calificación al destete etcétera.

Tomamos café y emprendemos entusiasmados camino a ‘La Hacienda’, aunque el ganadero posee otra finca de 225 hectáreas, que llama ‘Melilla’, donde realiza otro tipo de explotación ganadera menos exigente.

Limusin Cattle Pablo Cozar

Solo hay dos kilómetros de camino, los que lindan entre Jimena y Gaucín, pero está corta distancia nos permite tomar contacto con un personaje, ingeniero agrónomo, que recuerda como heredó el negocio de su padre.

El 2001 nos recuerda Pablo que empezó a trabajar con el ganado, aunque no será hasta 2013 cuando toma las riendas de las dos explotaciones. En la que vamos a visitar viven ‘a cuerpo de rey’ unas 90 vacas y tres toros de un peso aproximado cada uno de 1.200 kilos que se llaman Liberto y Leopart, ambos de 2015 y Martín, de 2016, que fueron adquiridos con todas las garantías de una carta genealógica que certificaban sus virtudes como sementales en ganaderías francesas y de las más selectas de nuestro país.

Ahora los tres ejemplares viven apartados dentro de una cerca para evitar que las vacas puedan parir en los meses de verano, aunque en noviembre les esperan un buen ramillete de vacas vírgenes dispuestas a parir becerros cada vez más perfectos.

La Hacienda

Cózar asciende con su vehículo a la cima de una colina donde dispone de cercados donde pacen en paz y en sosiego las vacas limusin. Una buena cantidad de ellas, sobre los seis meses se destetan para luego venderse para los cebaderos, cuando llegan a pesar unos 200 kilos. Una carne de excelente calidad, aunque Pablo Cózar advierte que el destino de otros becerros, que él los elige por su experiencia, se convierte en ganado de vida, por lo que cuando cumplen su ciclo son vendidos a otros ganaderos para reposición y mejora de su ganado.

‘La Hacienda’ es una ganadería cinco estrellas en la cría y la mejora de la raza limusin, cuyos ejemplares se califican al destete.

Pablo Cózar resalta la importancia de los conceptos ‘bienestar animal’ como ejes en su tarea por conseguir que en breve todo el ganado que se encuentre en su finca tenga carta genealógica y certificado de calidad. Este bienestar es esencial y pasa por una alimentación adecuada, la sanidad y el manejo, es decir, cada vaca o becerro tiene que pacer donde delimitan las cercas, aunque disponen de grandes extensiones de terreno para moverse a gusto y sin más ruido que el viento que sopla en el lugar, “es posible que sea exagerado pero procuro siempre que los controles sean suaves y tranquilos, nada de malos modos. Aquí no hay estrés, ninguno”.

Una raza superior

Limusin Cow Pablo Cozar Martin Serrano y Pablo Cozar
Limusin Cow , Martin Serrano y Pablo Cozar

Con más de un siglo de selección, la raza limusin se extiende día a día por todo el mundo, y se va imponiendo por sus cualidades y ventajas sobre otras razas de alta producción cárnica.

En España, así como sucede en otros países como Canadá, Estados Unidos, Brasil, Francia, Reino Unido, o Australia y muchos otros, la Limusin es ya la raza de alta producción cárnica por excelencia.

La realidad demuestra que siempre está en los puestos de cabeza o en el primer lugar sea cual sea la característica o factor productivo que se analice. Es sin duda la raza más completa en términos generales con una gran aptitud de adaptación a todo tipo de terrenos y climas como su implantación mundial así lo avala.

En resumen, podemos agrupar en tres valores las ventajas de la Raza Limusina: Eficiencia, Comodidad de Manejo y Rentabilidad:

Eficiencia

Limusin Cattle Pablo Cozar

Ofreciendo unos índices de facilidad de parto que otras razas no pueden lograr, aportando animales fértiles y prolíficos con una vida productiva superior a la mayoría de las razas. Eficiencia logrando animales muy bien conformados y aptos para el sacrificio con menor edad que los de otras razas. Eficiencia logrando excelentes índices de transformación pienso en carne, siendo esta raza según estudio realizado por el U.S. Meat Research Center, la que obtiene el mejor resultado al medir los kilos de carne producidos sobre el coste de las vacas mantenidas.

Comodidad de Manejo

Limusin Cattle

La gestión de una ganadería con vacas y semental de raza limusina aporta al ganadero la comodidad de su manejo, sabiendo que tendrá pocas o nulas complicaciones de parto, que su docilidad le permitirá revisar sus animales a pie verificando el estado sanitario diario. Comodidad por su adaptabilidad a los recursos, ofreciendo una excelente eficiencia en términos de productividad biológica.

Rentabilidad

Consiguiendo animales uniformes y bien conformados, terneros vigorosos desde el primer día de su nacimiento. A la hora del sacrificio, los animales de Raza Limusina ofrecen uno de los mayores rendimientos en la canal logrando la mayor proporción de carne de primera en sus canales. Es también una raza mejorante en el cruce con otras razas. La raza Limusina aporta al ganadero mayor rentabilidad en su negocio. (Federacion Española de Criadores de Limosin)

Limusin, la raza ‘cinco estrellas’ de Pablo Cózar

¿Qué piensas?