in ,

El Palancar, la ruta de las antiguas casas-cueva con vistas al embalse de Charco Redondo

Rosario Pérez | Photos: ©Fran Montes, ReachExtra

Este sendero del Parque Natural Los Alcornocales es una excursión ideal para hacer en familia, entre piedras cubiertas de helechos, borricos y restos “moriscos”.

El Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike Moriscos
El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

Una de las excursiones más sorprendentes de cuantas podemos realizar por los parques naturales del Campo de Gibraltar es, sin duda, la ruta del Palancar, en el término municipal de Los Barrios.

Enclavado en pleno Parque de Los Alcornocales, cerca del pantano de Charco Redondo, el sendero de El Palancar nos lleva, ascendiendo por un pinar carrasco y piñonero de repoblación, hasta unos refugios de piedra arenisca que en su día fueron casas-cueva, y que hoy sirven de impresionantes miradores hacia el paisaje que las rodea.

Tal y como explica la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en su página web, el recorrido que conduce hasta el quejigal que esconde estas curiosas construcciones parte del Puerto de Valdespera, y pasa, en su primer tramo, junto a una tumba antropomorfa esculpida en la roca, típica de los enterramientos antiguos en esta zona del Parque, y una fuente de aguas ferruginosas y anaranjadas que, “según la creencia popular, tenía propiedades medicinales y quitaba la anemia”.

El Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike Moriscos
El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

También podemos observar junto al camino algún ejemplo restaurado de los antiguos “moriscos”: viviendas tradicionales de los moradores del monte alcornocal (muchos de ellos dedicados al “carboneo”), construidas con muros de piedra, vigas de madera de quejigo y techumbre de brezo y otras ramas, que protegían de la lluvia pero permitían salir el humo, y que estuvieron habitadas hasta principios de los años 70.

El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

En algunos moriscos incluso es posible apreciar todavía la forma de algún horno de carbón o alfange, con los que se podían cocinar los alimentos y caldear la rudimentaria morada.

El Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike Moriscos
El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

La ruta, con paneles informativos en su tramo inicial, discurre por un monte público y es ideal para una excursión con niños, aunque es preferible realizarla entre semana o, al menos, fuera de la temporada de caza, ya que, si hay montería, nos encontraremos con un guadia forestal que, lógicamente, nos impedirá el paso.

El Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike Moriscos
El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

Para llegar hasta el sendero hay que tomar la salida 73 de la autovía A-381, y continuar por la vía de servicio hasta divisar unas esculturas de hierro que sirven de referencia, ya que no hay ningún cartel junto a la carretera que indique el acceso.

Booking.com

A mitad del recorrido (aunque es algo que también se puede dejar para la vuelta, al ser éste un recorrido circular) podemos internarnos en un frondoso pinar y descender por un sendero paralelo a un cortafuegos hasta el “Mirador del Palancar”, un “balcón” natural que nos ofrece una agradecida parada en el camino, además de impresionantes panorámicas del Embalse de Charco Redondo y la Sierra de Montecoche.

El Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike MoriscosEl Palancar, Los Barrios, Los Alcornocales, Charco Redondo, trail hike Moriscos
El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

Contiuando hacia las casas-cueva, un cartel nos indica la posibilidad de cruzarnos con una manada de borricos andaluces mansos, una variedad de asno considerada la más antigua de la raza europea, (con unos 3.000 años de antigüedad), que se encuentran actualmente en peligro de extinción, y que tienen aquí, en los montes de Los Barrios, su propia reserva natural, conservada por el Ayuntamiento desde los años 90.

En lo que respecta a la fauna del lugar, también podemos tener la ocasión de disfrutar de la visión de algún que otro ciervo, así como de buitres leonados y águilas calzadas, que suelen sobrevolar planeando la zona.

El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

En lo que respecta a la flora, hay que tener en cuenta una curiosidad: en la la zona de herrizas, en el camino de vuelta desde las casas-cueva hasta la pista forestal, hay numerosas colonias de unas plantas carnívoras endémicas llamadas “atrapamoscas”, que debemos procurar no pisar por tratarse de una especie con escasos y vulnerables ejemplares.

El Palancar | ©Fran Montes, ReachExtra

La humedad está muy presente en numerosos tramos del recorrido, tal y como habremos podido apreciar en las numerosas piedras y rocas recubiertas de helechos, musgo y enredaderas.

En realizar toda la ruta, paradas incluidas para beber agua, reponer fuerzas, disfrutar del paisaje y hacer fotos, se pueden emplear entre dos y tres horas, aproximadamente, teniendo en cuenta que sus poco más de 3 kilómetros (6 si se amplía el recorrido bajando hasta el embalse) invitan a recorrerlos sin prisa.

En cualquier caso, si todavía tenemos ganas de más, cabe recordar que esta ruta conecta fácilmente con dos senderos cercanos: el del Arroyo de Valdeinfierno y el de la Montera del Torero… y que ambos merecen, también, una vi

¿Qué piensas?