in , ,

Bxt, sólo el principio: Brexit y la epidemia del baile

Charles Gomez | Abogado Principal de Charles Gomez & Co

Bxt, sólo el principio: Brexit y la epidemia del baile | Opinón Charles Gomez Abogado Principal de Charles Gomez & Co | Gibraltar | Campo de Gibraltar 

Probablemente sea demasiado pronto para que los historiadores lleguen a conclusiones definitivas sobre la época que condujo al antes y el después del 23 de junio de 2016, cuando el Reino Unido votó el Bxt.

La mayor parte, por no decir la totalidad del ‘Viejo Continente’, cuna de la Civilización Occidental, se ha visto sumida en el caos. La semana pasada, un médico diagnosticó que un paciente había desarrollado un trastorno mental asociado al Bxt.

Brexit Opinion Charles Gomez Gibraltar

Lo que debería haber sido un acto político, aunque eso sí uno muy importante, que implica la salida de la Unión Europea de uno de sus Estados Miembros (y uno de los pocos contribuyentes netos entre muchísimos beneficiarios), se ha convertido en una histeria colectiva que, si nos creemos a los comentaristas y tertulianos, podría tener como precedente histórico la ‘Epidemia del Baile’ que se extendió por Europa central en 1518 y en varias otras terribles ocasiones.

Si creemos a los expertos y comentaristas políticos, es casi como si 17.400.000 ciudadanos británicos, una raza conocida por su pragmatismo y sensatez, hubiesen perdido la cabeza en junio de 2016. Según estas mentes iluminadas, ‘la epidemia del baile’ fue una insignificancia en comparación con lo que está ocurriendo ahora. Está claro que una parte u otra ha perdido el contacto con la realidad.

La epidemia del baile 1518
Depiction of the Dancing Plague 1518

Y así, nos acercamos al 31 de octubre de 2019 con una especie de terror que en la Edad Media se reservaba para el fin del mundo o la llegada prevista de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Yo creo personalmente que el Bxt es una consecuencia natural de la profundización del abismo y la creciente desconexión de las élites gobernantes en Europa, hacia los pueblos europeos.

Después de todo, cuando David Cameron convocó el referéndum en 2015, él y la élite cosmopolita británica, de la cual es un miembro destacadísimo, debían haber estado seguros de que los británicos, que han disfrutado de una educación obligatoria gratuita durante mucho más de un siglo y que superan con creces a otros países cuando se trata de la ciencia, ingenio y cultura, nunca darían la espalda a los beneficios que la UE y sus predecesores les han brindado desde 1973, cuando el Reino Unido se unió al Mercado Común.

David Cameron

Podemos encontrar élites cosmopolitas y ensimismadas de similares características por toda Europa, y si el lector presta atención a lo que está sucediendo en otros países, deducirá que hay un problema endémico a pesar de todos los esfuerzos que están desarrollando los principales medios de comunicación para encubrirlo.

En España (como hemos leído en Reach), el sistema bipartidista parece haberse derrumbado. ‘En Marche’ es un nombre encantador para un proyecto político, pero desde que Emanuel Macron se mudó al Palacio del Elíseo, París y otras ciudades francesas parecen estar en un estado constante de disturbios callejeros. Ningún político de extrema derecha había tenido un escaño en el Bundestag desde 1945, pero desde 2018 este número ha pasado de cero a 91. En Roma el nacionalista, Matteo Salvini, es ahora el que lleva la voz cantante.

Aún así, las élites en Londres, Madrid, París, Berlín, Roma, etc., no pueden creer lo que está sucediendo y aquellos de nosotros que conocemos la historia nos recuerdan incómodamente otros períodos en que las clases dominantes europeas no entendieron los deseos y ambiciones de sus pueblos: 1642, 1789, 1917…

Brexit and the Dancing Plague

¿Nombrarán a Nigel Farage comisionado británico de la UE si el Bxt no ocurre a final de mes con el fin de sabotear los presupuestos de la UE? ¿Es Farage el Oliver Cromwell (vencedor en la guerra civil inglesa a quien llamaban ‘Nuestro líder de hombres’) de nuestros días? ¿O es simplemente el triste payaso de quien vienen riéndose durante sus 25 años en la periferia de la política británica?

¿Es Frau Angela Merkel la equivalente femenina de Luis XIV? ¿Aquella cuya apertura de par en par de las fronteras europeas a todo el mundo fue un exceso que posiblemente ni siquiera alcanzara el mismísimo Roi Soleil?

Lo más preocupante es que todas estas ingenuas élites han liberado al genio de la extrema derecha, aquel que todos creyeron haber encerrado en 1945 en su botella para siempre.

En nuestra comarca, debemos tener especial cuidado de no dejarnos llevar por las posiciones extremas que los años de negligencia de nuestras respectivas élites metropolitanas han depositado sobre nuestro continente. Debemos formar un frente común contra los que podrían beneficiarse si nos ponen a pelear entre nosotros.

Bxt, sólo el principio: Brexit y la epidemia del baile | Opinón Charles Gomez Abogado Principal de Charles Gomez & Co | Gibraltar | Campo de Gibraltar 

What do you think?