in ,

Brexit, luz en el túnel que conduce al precipicio

Profesor Jesús Verdú Baeza

Opinión Profesor Jesús Verdú Baeza (UCA) | BREXIT

La sentencia del Tribunal Supremo del Reino Unido del pasado 24 de septiembre ha sido calificada como histórica por casi todos los comentaristas que, rápidamente, han coincidido en calificar su significado como especialmente trascendente en tiempos complejos como los actuales.

Sin duda alguna, la sentencia puede influir directamente en el endemoniado proceso de Brexit que parecía conducir a una salida sin acuerdo, con todo lo negativo que ello significa.

Profesor Jesús Verdú Baeza Universidad de Cadiz
Professor Jesús Verdú Baeza (University of Cádiz)

La sentencia es una manifestación rotunda del funcionamiento ejemplar del poder judicial y su papel determinante en un Estado de Derecho. Ha quedado acreditado que el Primer Ministro británico Boris Johnson dio un consejo a la Reina ilegal y ajeno a los poderes de su cargo para acordar el cierre del Parlamento en un período crucial en la historia del Reino Unido. En consecuencia, la orden es “ilegal, nula, y sin efecto, y debe ser suprimida”.

Por lo tanto, el Parlamento, eje del funcionamiento democrático del país, puede reunirse rápidamente y ejercer el papel que le corresponde de contrapeso, centro de debate y control del ejecutivo.

De todo lo anterior, debo destacar dos cosas: en primer lugar, el Primer Ministro Johnson ha quedado severamente señalado como inductor de un consejo “ilegal” a la Reina, esto es, ha sido capaz de pervertir el equilibrio del funcionamiento de las instituciones del Estado buscando su propio interés personal a fin de evitar el debate del Parlamento y su control en el proceso del Brexit, para favorecer, así, su opción de salida sin acuerdo.

Boris Johnson y Jeremy Hunt
Jeremy Hunt and Prime Minister Boris Johnson

Que deba dimitir o no, es algo que le corresponde a él y al pueblo británico y a sus representantes políticos, pero lo cierto es que su credibilidad como dirigente ha quedado seriamente puesta en duda.

En segundo lugar, se va a producir previsiblemente el efecto contrario al buscado por Boris Johnson. Si quería acallar las voces críticas, desprenderse del control político del Parlamento (donde cuenta con una peligrosa debilidad de una mayoría de un solo escaño), el efecto, en mi opinión, será justo lo contrario. El Parlamento británico ejercerá con mayor fuerza su papel y podrá transformarse en factor de racionalización del proceso que transcurría entre incertidumbres hacia un desastre anunciado: la salida sin acuerdo.

Brexit Jesus Verdu

La salida del Reino Unido de la Unión Europea es una opción legítima que hay que respetar. No obstante, la salida debe realizarse respetando los compromisos adquiridos, buscando un encaje adecuado y racional a las consecuencias que se derivan de esa salida (como la frontera irlandesa, la cuestión de Gibraltar, etc.), minimizando las consecuencias negativas y tratando de buscar puentes a una relación futura mutuamente provechosa para las dos partes. El Reino Unido se irá de la Unión Europea, pero no de Europa.

Seguirá siendo socio indispensable de sus colegas europeos en un mundo globalizado donde compartimos intereses y valores comunes y donde existen múltiples amenazas y retos complejos que abordar.

A principios de septiembre Boris Johnson dijo que prefería estar muerto en el fondo de una zanja que pedir una nueva prórroga en el proceso de salida. Ahora, lo que parece que está en el fondo de la zanja es su credibilidad como dirigente, y quizás, después de la sentencia, el Parlamento británico sepa cómo gestionar una salida (con prórroga si es necesario) que nos alejen del precipicio al que nos conducía la vanidad y arrogancia de Boris Johnson.

Opinión Profesor Jesús Verdú Baeza (UCA) | BREXIT

What do you think?